Cada uno en su país y dios en el de todos

Cada uno en su país y Dios en el de todos

Es curioso eso de que el amigo de todos, Trump, cierre la frontera y deje a todos los inmigrantes musulmanes fuera. También resulta curioso que las declaraciones de Angela Merkel hayan confirmado que Europa está cerrando las puertas a los refugiados. Suecia que siempre ha sido un país solidario con los extranjeros, ha anunciado que se expulsarán alrededor de 80.000 personas, lo que viene a ser la mitad de las personas que pidieron la solicitud de asilo. Dinamarca, se ha visto obligada a frenar la entrada de inmigrantes. La cual tomará como estrategia que el propio país sea menos atractivo al ojo de los inmigrantes, reduciendo las ayudas y dificultando las posibilidades de residencia. Polonia afirmó que afrontaría unos 7000 refugiados, la cifra ha disminuido considerablemente a tan solo 100.

Pero todo el mundo mira mal a Trump… y ¿nadie se da cuenta de qué pasa en España?

Cada uno en su país y dios en el de todos Europa

Mientras que nuestros países vecinos, deciden frenar la inmigración, disminuir las ayudas sociales, nosotros, seguimos con las puertas abiertas, de par en par. No está nada mal ayudar, pero hay que hacerlo con dos dedos de frente. Por qué, cómo es posible que haya inmigrantes, recibiendo sobre 800€ en ayudas e incluso más. Ya sea por cargas familiares, familia numerosa, etc.

Está bien ayudar, pero tampoco nos pasemos…

 

Luego a los españoles parados, debido al desbordamiento laboral (que recientemente ha disminuido), por nada y menos, nos dan una ayuda de 400€, ¿cómo pagas la hipoteca, luz (la cual ha subido un 30% más o menos), agua y comida con esa cifra?

Como no, tenemos el conocido “por menos, te lo hago yo“, eso de que un trabajo sea remunerado de una forma inhumana y los españoles nos neguemos a aceptarlo, porque es una sobreexplotación laboral y bueno, otros, sí que lo acepten.

Es comprensible que haya que ayudar, que haya necesidad. Pero no es comprensible hundir un país y a su gente para sobrevivir.

Al menos, que exista cierta igualdad. Pero si se llega al punto de la sobrepoblación a consecuencia de la inmigración. España acabará igual de hundida que los países de donde provienen y eso, es lo que no se puede permitir. Que por ayudar a los demás, nosotros nos quedemos sin nada.

Amigos míos, esto no es racismo, es sentido común, no os confundáis

Lo que no es comprensible, es que se venga a un país por necesidad y se le falte al respeto en muchos aspectos, ya sea costumbres, cultura, religión, etc. Ya sea a consecuencia de las costumbres de su país o religión. Deben adaptarse al país donde vayan y aceptar que no están en su tierra, sino en España, una tierra que acepta acogerles para ayudarles. Muchísimas personas apoyan el multiculturalismo, lo cual les ayuda enormemente, pero eso no puede permitir que se conserven las leyes y costumbres del país del que vienen.

Si la primera potencia mundial ha decidido hacer eso, por algo será. Por algún motivo, al menos seis países de la UE se han visto obligados a tomar dichas medidas, por algo será. Si Japón no tiene problemas con el islam, por algo será.

No os estoy hablando de racismo, no os confundáis, os estoy hablando de sostenibilidad. Y si todo esto nombrado antes, no se respeta, solo queda una opción:

Cada uno en su país y Dios en el de todos

https://i1.wp.com/www.estadonacionalespanol.com/wp-content/uploads/2017/01/Cada-uno-en-su-país-y-dios-en-el-de-todos.jpg?fit=670%2C243https://i1.wp.com/www.estadonacionalespanol.com/wp-content/uploads/2017/01/Cada-uno-en-su-país-y-dios-en-el-de-todos.jpg?resize=150%2C122Pedro J.OpinionesAngela Merkel,Dinamarca,Donald Trump,España,Europa,Polonia,Racismo,Suecia,UE
Cada uno en su país y Dios en el de todos Es curioso eso de que el amigo de todos, Trump, cierre la frontera y deje a todos los inmigrantes musulmanes fuera. También resulta curioso que las declaraciones de Angela Merkel hayan confirmado que Europa está cerrando las puertas a...
Compártelo en: